Mommy makeover: recupera tu figura después del embarazo

  • Posted by Sara
  • On 7 julio, 2017
  • 0 Comments

Luego de convertirse en mamás, el cuerpo de las mujeres sufre cambios radicales; no es el mismo de antes y, en muchas ocasiones, el ejercicio y la alimentación no son suficientes. Sin embargo, no todo está perdido… Debido a los avances médicos, hoy en día es posible recuperar en poco tiempo la figura y, con ella, la autoestima y confianza.

Lo anterior es posible gracias a una intervención quirúrgica conocida comúnmente como Mommy makeover (cambio de imagen de mamá). Se trata de un tendencia estética, proveniente de Estados Unidos, que consiste en realizar tres tratamientos cosméticos en una operación única. 

 

Mommy makeover es una intervención quirúrgica que consiste en moldear la silueta de las nuevas mamás. 

 

  • Levantamiento de busto (mastopexia): la meta es recobrar la tersura y volumen del pecho por lo que, además de elevarlo tras la lactancia y llevarlo a su forma original (reacomodando el pezón y la areola), es posible aumentar sus dimensiones, a fin de rellenar el espacio que dejó la piel sobrante.
  • Corrección de la pared abdominal o abdominoplastia: busca remover la grasa y los pliegues sobrantes de esta zona corporal a fin de devolverle la firmeza. Sólo requiere una incisión menor en el hueso púbico para tensar los músculos; con lo anterior, el abdomen quedará completamente plano y tonificado.
  • Lipoescultura o liposucción: durante la intervención, el médico a cargo extrae la grasa sobrante de distintas zonas del cuerpo, como los muslos, los brazos o la cintura. No obstante, la liposucción no tiene ningún efecto sobre la piel sobrante.

El objetivo del Mommy makeover es devolverle —e incluso mejorar— la figura a la nueva mamá, dotándola de una silueta renovada. Por fortuna, es recomendable para mujeres de todas las edades, aunque no todas ellas requieren los mismos tratamientos. Esto depende de la condición física y de los resultados que desean obtener las postulantes.

 

Durante el Mommy makeover se trabaja en el busto, abdomen, busto y brazo de las mujeres. 

 

Quienes estén interesadas en someterse a este proceso deben esperar un máximo de 12 meses para realizarse la intervención, ya que antes de ese tiempo, el cuerpo continúa inflamado, con las secuelas propias del embarazo. Por ejemplo, es necesario esperar a que ocurra una reducción natural de los órganos internos (como el útero) y que el flujo sanguíneo regrese a la normalidad; ambos sucesos no ocurren de inmediato, requieren un tiempo prolongado.

El Mommy makeover se lee más complicado de lo que en realidad es, ya que se realiza en apenas tres horas (dependiendo del número de intervenciones) y requiere una recuperación de hasta cuatro semanas.

Es necesario que aquellas que han optado por someterse a este tratamiento lo hagan sólo si no planean más embarazos futuros. De lo contrario, el cuerpo sufrirá nuevamente las consecuencias antes descritas.

 

0 Comments

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *